Slow Food

Movimiento Slow Food

 

Tapa tartar de tomate y arenque con vino rosadoTaberna Nuestra Tierra apoya enteramente el movimiento Slow Food. Este movimiento ecogastronómico
promueve una “nueva gastronomía” entendida como expresión de la identidad y la cultura, desde un enfoque multidisciplinar que defiende el placer vinculado al alimento, reflexiona sobre la educación del gusto y el derecho al disfrute con un nuevo sentido de responsabilidad, teniendo en cuenta el equilibrio con el ecosistema, la defensa de la biodiversidad agroalimentaria y el compromiso ético con los productores.

La Asociación Slow Food fue fundada en 1986 por Carlo Petrini en la ciudad italiana de Bra, con el objetivo inicial de contrarrestar los efectos del fast food y el fast life que estaban socavando los hábitos saludables de alimentación y de estilo de vida, propiciando la desaparición de las tradiciones gastronómicas locales, el desinterés general por la nutrición, los orígenes y sabores de los alimentos.

Slow Food entiende que la “nueva gastronomía” se basa en la libertad de elección y en la educación, porque la comida es un placer que requiere toma de conciencia y responsabilidad. Aspira a un mundo donde todas las personas puedan disfrutar de una alimentación buena para ellas, quien las produce y el ambiente, aprovechando los recursos de la mejor manera posible y sin despilfarros.

Tapa milhojas de membrillo y vino blancoLa calidad alimentaria representa calidad de vida y para ello Slow Food insiste en la defensa de las diferencias culturales territoriales y regionales, al estar íntimamente ligadas a la herencia alimentaria, histórica y cultural. Estos planteamientos fomentan una nueva lógica de producción y consumo de alimentos que han de ser Buenos, Limpios y Justos.

Slow Food cuenta con más de 100.000 miembros en todo el mundo y está presente en más de 160 países, con estructuras nacionales en Italia, Alemania, Suiza, Estados Unidos, Japón, Reino Unido y Holanda.

MANIFIESTO SLOW FOOD

Este nuestro siglo, que ha nacido y crecido bajo el signo de la civilización industrial, ha inventado primero la maquina y luego la ha transformado en su propio modelo de vida.

La velocidad nos ha encadenado, todos somos presa del mismo virus: la Fast Life, que conmociona nuestros hábitos, invade nuestros hogares, y nos obliga a nutrirnos con el Fast Food.

Sin embargo, el homo sapiens debe recuperar su sabiduría y liberarse de la velocidad que lo puede reducir a una especie en vías de extinción.

Por lo tanto, contra la locura universal de la Fast Life, se hace necesario defender el tranquilo placer material.

Contrariamente a aquellos, que son los más, que confunden la eficiencia con el frenesí, proponemos como vacuna una adecuada porción de placeres sensuales asegurados, suministrados de tal modo que proporcionen un goce lento y prolongado.

Comencemos desde la mesa con el SlowFood, contra el aplanamiento producido por el Fast Food, y redescubramos la riqueza y los aromas de la cocina local.

Si la Fast Life, en nombre de la productividad, ha modificado nuestra vida y amenaza el ambiente y el paisaje, Slow Food es hoy la respuesta de vanguardia.

Y esta aquí, en el desarrollo del gusto y no en su empobrecimiento, la verdadera cultura, es aquí donde puede comenzar el progreso con un intercambio internacional en la historia, en los conocimientos y proyectos.

Slow Food asegura un porvenir mejor.

Slow Food es una idea que necesita de muchos sostenedores calificados, para que este modo (lento) se convierta en un movimiento internacional, del cual el caracol es su símbolo.

Más información en www.slowfood.es

Slowfood España

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Aviso legal

ACEPTAR